jueves, 7 de marzo de 2013

The one for you and me…!

Woe to You Oh Earth and Sea for the Devil sends the beast with wrath because he knows the time is short. Let him who hath understanding reckon the number of the beast for it is a human number its number is six hundred and sixty six…



Para octubre de 1981, llega Bruce Dickinson para reemplazar a Paul Di’Anno y de paso terminar la gira “Killer World Tour” pasando por Italia con 5 fechas y luego 2 más en Londres.
En diciembre de ese mismo año iniciaría la grabación del próximo álbum de la banda en los estudios Battery y seria culminado en enero de 1982.
“The Number Of The Beast”, tercer larga duración de Maiden. Cargado de nuevos riffs  con nuevo front man  y con una ilustración de antología como caratula, este trabajo sería el inicio de la época dorada de Iron Maiden, la cual llegaría hasta el año de 1985 con la culminación de la gira “World Slavery Tour". Y desafortunadamente para Clive Burr, fue su último trabajo con la banda.

Hay mucho que decir de este álbum musicalmente hablando no tiene tema malo, todos y cada uno de ellos sobresalen por si solos desde Invaders hasta Hallowed Be Thy Name, aunque debo confesarles que mi tema favorito siempre ha sido “The Prisoner”, basado en la serie de televisión inglesa del mismo nombre, es el tema perfecto.

Pero sería muy egoísta si no hablo de los otros componentes de este trabajo "Invaders”, un tema feroz y rápido, apropiado para iniciar un albúm,  sus liricas narran el estilo de vida vikingo, “Children Of The Damned”, un excelente referente para una película del mismo nombre, “22 Acacia Avenue”, una buena adaptación de una vieja composición de Adrian Smith de sus años en Urchin, por cierto ¿ya visitaron a Charlotte?, “The Number Of The Beast”, wow buen tema, aunque no quisiera tener esa clase de pesadilla, ni mucho menos tener algo que ver con Damien, un “Run To The Hills”, compuesto como si fuera desde dos puntos de vista, acompañado de una atmosfera galopante… ¿a quién apoyarán ustedes, indios o colonos?, “Gangland”, para mi gusto la más débil, habla del mundo del hampa en el mundo de las pandillas, en realidad hubiera preferido el tema “Total Eclipse”, aunque debo resaltar que estos dos últimos fueron compuestos por Clive Burr, afortunadamente este tema fue incluido en la reedición de 1998 y finalmente “Hallowed Be Thy Name”, no quisiera estar en el pellejo de ese condenado a muerte, tantas emociones juntas antes de ser ahorcado es mucho para alguien.


La Ilustración de la portada elaborada por Derek Riggs, es sin duda una de las mejores de la banda, además de ser  una de las más emblemáticas de la escena del metal, al principio esta iba a ser la portada para el single “Purgatory”, pero Rod Smallwood la vio y prefirió reservarla a futuro para un nuevo álbum, la verdad en mi opinión hizo bien (¿quién es más malo Eddie o el diablo?). Claro que no fueron tiempos fáciles, en ese entonces los grupos religiosos, acusaron la banda de servirle a satán, la verdad lo único que hicieron fue darle más propaganda a la banda la cual se ve reflejada con un grandioso disco de platino. Así que lo repetiré, “The one for you and me”.